Galería

La casa de Bernarda Alba

1bernarda-albaUn grupo talentosísimo de actrices locales interpretó en el teatro Artecón la clásica obra de Federico García Lorca, “La casa de Bernarda Alba”. La historia representa la tragedia de una familia de mujeres que se encuentra de luto por la muerte del esposo de Bernarda.

La obra de principios de siglo XX testifica las posibilidades de ser mujer en la Europa de aquella época. Los roles de género, que allí también estaban presentes, limitaron fuertemente la vida tanto pública como privada de Bernarda Alba y de sus hijas. Ocho años de luto y encierro harían de la vida de esas mujeres una verdadera tragedia. El amor, la familia, la religión y la cultura misma representada en la obra permiten poner en contraste lo que implicaba ser mujer en aquel entonces y cómo es el rol femenino en la actualidad.

La decencia de una mujer dependía directamente de la sumisión, de la represión de los sentimientos y las pasiones, lo importante quedaba circunscrito a la belleza y las habilidades femeninas, sinónimo de actividades domésticas: saber coser, limpiar, cocinar, rezar, entre otras. Las actividades referentes a la vida pública eran privilegio de los hombres. La obra da cuenta de lo mucho que se ha avanzado en este sentido, pero también demuestra los espacios en los que aún no existe la paridad de género.

La reputación y la imagen pública eran grandes indicadores sobre la única manera de ser una mujer decente, ¿no convivimos aún con algunos vestigios?, cuando una conducta es aceptada en un hombre pero criticada en una mujer, también se está ejerciendo violencia. Sobre estas diferencias, decía el personaje de Bernarda: “Hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón. Eso tiene la gente que nace con posibles”. Las hijas terminaban por odiar su condición femenina, “Sé que yo no me voy a casar. Prefiero llevar sacos al molino. Todo menos estar sentada días y días dentro de esta sala oscura”, comenzó Magdalena, lo que provocó la simple respuesta de su madre, “Eso tiene ser mujer”, entonces replicó la muchacha, “Malditas sean las mujeres”. Con este tipo de frases García Lorca dejó en claro la creencia de que nacer biológicamente con órganos sexuales catalogados como “femeninos” implicaba encasillarse en determinado estilo de vida guardado para las mujeres. ¿Algún parecido con nuestra realidad?, seguro.

La mujer de aquella época no debía provocar con sus gestos, miradas, palabras o simplemente movimientos del cuerpo porque se suponía, y a veces ahora se supone, que el hombre no puede resistirse a la provocación de una mujer, como si esto fuera una condición natural de unas y otros. Así, las hijas que rondaban los treinta años no habían tenido si quiera una experiencia de amor, su autoritaria madre no lo creía necesario y no consideraba a ningún hombre del pueblo capaz de merecerlas. Entonces las muchachas tenían determinado valor, más que algunas, menos que otras. Por otra parte, unas pocas líneas del texto se refieren a una de las amigas de las jóvenes hermanas que, desde que está de novia, no asiste a ninguna reunión, tampoco al funeral del esposo de Bernarda, “Ya no sabe una si es mejor tener novio o no” dice una de ellas.

Lo que pesa en un hogar aún de puertas cerradas es la crítica y el “qué dirán” de la sociedad, que nadie se atreve a cuestionar. La competencia entre las mujeres es un condimento que, con otras formas, aún se mantiene en nuestras sociedades. La tiranía de Bernarda al interior de su casa disimulaba la condición de oprimidas que tanto ella como sus hijas vivían en su pueblo. La envidia entre hermanas, hacia aquella que se atrevía a desafiar a su madre, a desobedecer las normas, a romper el orden y el silencio, reproducía entre ellas la dominación y les imposibilitaba unirse para analizar y modificar su situación. Ya lo dice la famosa frase de la feminista Simone de Beauvoir: “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s