Noviazgos violentos

noviazgos-violentos1420_n

Por Lara López Curtio

Las primeras experiencias amorosas podrían definir qué es amor para las personas involucradas. La manera en que se da ese vínculo romántico inicial pareciera ser la única, ya que, quienes se enamoran por primera vez no conocen algo distinto. En esa concepción, con más frecuencia de la que quisiera, aparece la violencia como un condimento más. Y no me refiero a golpes únicamente sino también al control, la posesión y los celos con que los y las jóvenes se relacionan de manera “natural”.

Probablemente un primer noviazgo violento deviene de diversas situaciones no deseadas en experiencias previas y la naturalización del maltrato tiene factores causales de diversos orígenes. ¿Qué es amor?, nos preguntamos una vez más.  ¿Qué lo determina? Podríamos pensar en la música, los medios de comunicación, la escuela, la familia, las relaciones humanas que van forjando la subjetividad adolescente y no tanto.

Varios comentarios de distintas personas me han sabido describir una situación similar: un chico forzando a una chica, peleando, discutiendo, en la vía pública. Varias de estas personas que lo vieron, intervinieron con la mejor intención, preguntando si estaba todo bien, si debía llamar a la policía, ofreciendo ayuda, demostrando que la violencia no es algo natural. La coincidencia de estos relatos me llevó a volver a pensar en la importancia de la prevención para erradicar la violencia de género. Si una adolescente considera que quien la cela, la llama todo el tiempo, le dice qué ropa usar y con quién reunirse o no, está realmente amándola, la salida del circulo violento será cada vez más difícil. Es fundamental colaborar de manera colectiva con la desnaturalización de estas actitudes y con la reconstrucción del concepto “amor” tanto para mujeres como para varones y otros géneros.

Se sabe que los hombres violentos dominan psicológicamente a su pareja o novia y pretenden aislarla de toda persona que pretenda ayudarla a visualizar y poder salir de esa situación de sometimiento. Es necesario recordar que la violencia de género se da a partir de un vínculo “amoroso” y quizás esto la vuelve más difícil de solucionar, ya que la mujer maltratada se siente atraída por ese hombre que la ve sólo como una propiedad más.

Las actitudes violentas son aprendidas, esto es, nadie nace violento/a. Una de las banderas que circulaba durante la marcha de Ni Una Menos el 3 de junio de este año, exigía “basta de criar machitos violentos y princesitas indefensas”, respecto de los estereotipos de género reforzados por estrategias de mercado como la venta de juguetes y ropa, los dibujitos animados, por las instituciones que dividen juegos y actividades según el sexo, por familiares que, condicionados/as, refuerzan lo que esperan para una niña o para un niño.

La prevención de noviazgos violentos se debe dar principalmente por los/as adultos/as que acompañan a los/as jóvenes, tanto desde la escuela, la familia, organismos de ayuda social o cualquier persona que pueda intervenir. La violencia de género es responsabilidad de cada uno/a de nosotros/as ya que se puede trabajar contra ella desde el rol de madre, padre, amiga, vecino, maestro, médica, o simplemente alguien que pasa cerca de una discusión de pareja en la calle. En estos casos considero que mejor es meterse, porque más allá de la intimidad de un noviazgo, si hay una mujer en riesgo, la responsabilidad e intervención son públicas. Guardar silencio es ser cómplice de esa violencia, es negarle a las adolescentes la posibilidad de vivir relaciones sanas durante el resto de su vida, es reforzar el estereotipo de hombre como dominador y poseedor de, entre otras mercancías, la mujer considerada una cosa.

Es responsabilidad adulta repensar la modalidad en que se dan las relaciones, reconstruir el concepto de amor como un sentimiento sano, de libertad y compañía simultáneas, de comprensión y respeto por las decisiones personales y derechos, entre otros componentes que dependen de cada caso particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s