Lo difícil de los programas de prevención

Un análisis y reflexión a la luz de los datos de los estudios científicos sobre prevención y tratamiento de enfermedades crónicas como la enfermedad coronaria, el estrés, la hipertensión arterial o la diabetes.

Sabemos cómo prevenir, pero nos cuesta hacerlo, ¿por qué?

sitoDr. Fernando Fabio Sito – MP 443927
Médico cardiólogo – Logoterapeuta y Terapeuta EMDR
fsito@intramed.net[i]
Todos conocemos la frase: “Es mejor prevenir que curar” pero, a pesar de las evidencias, nos cuesta prevenir.

Hemos visto ya el programa de prevención y reducción de estrés basado en mindfulness del Dr. Jon Kabat Zin[i] y el programa de reducción de placa aterosclerótica del Dr Dean Ornish[ii]. Ambos, aceptando la relevancia de los medicamentos e intervenciones “modernas” ponen énfasis en la “potencia” de los denominados cambios en estilos de vida: incorporar ejercicios de meditación y yoga; alimentarse de determinada manera; modificar nuestra perspectiva de ver las cosas, de relacionarnos con los demás y con nosotros mismos.

Hoy los invito a reflexionar acerca del Programa de prevención de diabetes tipo 2[iii][iv], experiencia desarrollada entre 1996 y 1999 en Estados Unidos bajo la hipótesis de que se puede prevenir el desarrollo de diabetes en personas con riesgo de desarrollarla. Es decir, se siguieron miles de personas sanas, con riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, pero sanas, durante 5 años, y se contabilizaron los nuevos casos de diabetes en cada grupo.

  • Un grupo recibió programa estándar de modificación de estilo de vida, en forma de información escrita y una sesión individual anual de 20 a 30 minutos que hizo hincapié en la importancia de un estilo de vida saludable.
  • Otro grupo recibió lo mismo, más una droga llamada metformina que sensibiliza los receptores de insulina (los hace más efectivos, digamos).
  • Y un tercer grupo recibió lo que se dio en llamar un programa intensivo de modificación del estilo de vida.

 

Resultados:

La incidencia de diabetes se redujo en un 58 por ciento en el grupo con intervención intensiva del estilo de vida y un 31 por ciento en el grupo con metformina, en comparación con placebo. O sea, le fue mucho mejor al grupo con cambios intensivos en estilo de vida demostrando que se pueden prevenir más de la mitad de nuevos casos de diabetes.

1-sito

Veamos en qué consistió este “Programa intensivo de modificación del estilo de vida”: los objetivos para los participantes asignados a esta intervención eran lograr y mantener una reducción de peso de al menos un 7% del peso corporal inicial a través de una dieta sana y baja en calorías, baja en grasas y participar en una actividad física de intensidad moderada, tal como caminar a paso ligero, durante al menos 150 minutos por semana.

Un programa de 16 lecciones que cubren la dieta, el ejercicio y la modificación del comportamiento fue diseñado para ayudar a los participantes a alcanzar estos objetivos. El plan de estudios, impartido durante las primeras 24 semanas, era flexible, culturalmente adaptado, e individualizado. Sesiones individuales posteriores (generalmente mensuales) y sesiones de grupo fueron diseñadas para reforzar los cambios de comportamiento.

Quiero compartir para comprender el estilo, la esencia de este programa, el primer párrafo del cuaderno del participante del GRUPO. Es el cuadernillo de la sesión número 1.

 

Sea un Buen Miembro del Grupo

Un grupo es como un equipo de deportes. Al trabajar en conjunto, los miembros del grupo pueden:

  • Apoyarse y alentarse mutuamente.
  • Compartir ideas para resolver problemas.
  • Motivarse mutuamente.

Ser un buen miembro del grupo es una responsabilidad con los otros.

Y también es la mejor manera de ayudarle a tener éxito.

Formas de ser un Buen Miembro/a del Grupo

  1. Haga su mejor esfuerzo por asistir a cada reunión. Esto es importante, incluso cuando le sea difícil seguir el programa
  2. Complete las cosas que se supone debe hacer en casa.
  3. Participe y comparta sus ideas con otros miembros del grupo.
  4. Permita que todos tenga la oportunidad de compartir.
  5. Este dispuesto a verdaderamente escuchar las preocupaciones de las otras personas. Haga todo lo posible para demostrar que entiende y le importa. Comparta lo que le ha funcionado a usted.
  6. Respete las ideas de los demás y no menosprecie a nadie.
  7. Haga hincapié en las cosas buenas.

¡Recuerde que un buen “espíritu de equipo” es beneficiosos para todos sus miembros!

 

Podemos ver que, desde el primer día se promueve un enfoque humanístico positivista, un ambiente de respeto donde la empatía y la compasión son el punto de apoyo y la dirección del programa.

Luego continúa buscando que cada uno analice sus motivaciones o las encuentre si no las tiene, respecto de alimentación y actividad física, y a los largo del programa se van desarrollando diferentes cuadernillos que enfocan aspectos como la resolución de problemas, abordaje del estrés, atención plena, etc.

 

Veamos como ejemplo el núcleo de otra de  las sesiones

Preparándose para un Auto-Control a Largo Plazo ¿Qué sigue?

Ahora que ha llegado a este punto del programa, usted continuará asistiendo a sesiones regulares, pero ahora, cada dos semanas y mensualmente. Seguiremos trabajando juntos para ayudarle a hacerse cargo de sus conductas sanas con la meta de aumentar su independencia.

¿Porque es importante Continuar Asistiendo para obtener Apoyo? Descubrirá nuevos desafíos que querrá discutir e intercambiar opiniones con los miembros del grupo en estas sesiones programadas. Tenemos confianza de que usted se hará más hábil en la realización de cambios a largo plazo para un estilo de vida sano con el apoyo, las revisiones de su libro de registros, y el compartir opiniones y experiencias que estas sesiones le proporcionarán durante los próximos meses.

 

Podemos observar que este programa también demuestra que un trabajo en equipo, multidisciplinario, individualizado, con apoyo grupal, educación y actividades motivacionales desarrollado en un tiempo más o menos prolongado, arroja resultados positivos.

Entonces, tenemos que reflexionar, de cara al cambio de paradigma no en lo discursivo sino en lo concreto.

Conocemos lo que hay que hacer y cómo deberíamos hacerlo, entonces:

1sito

¿Por qué no lo hacemos?

¿Cuál es la parte difícil de los programas de este tipo?

Pienso, que desde el Sistema de Salud es desarrollarlos. Suelen invertirse mayores recursos en otras áreas. Baste como ejemplo que una Obra Social o un Prepago, si usted tiene un problema de obstrucción coronaria, le colocan un stent o realizan un bypass coronario, pero: no reconocen la cobertura del tratamiento para dejar de fumar, o el tratamiento de su problema de estrés que, en definitiva es lo que lo ha enfermado.

Desde LA PERSONA, es la conciencia, la motivación y sobre todo la persistencia de la práctica cotidiana.

Montaigne escribió que enseñar no es llenar un vacío, sino encender un fuego.[v]

Podemos pensar entonces que, promover la salud no es entregar datos, sino encender una llama que promueva el desarrollo de los factores protectores de la persona.

El desarrollo de habilidades de autocuidado en alimentación, actividad física, gestión del estrés y relaciones comunitarias llevadas a la práctica cotidiana en el transcurso de nuestras vidas debe ser promovido no ya desde la soledad de un consultorio o de titánicos esfuerzos de pequeños grupos con buenas intenciones pero escasos recursos, sino que, deben venir desde los estamentos de poder de decisión y económicos que permitan que estos programas se desarrollen y perduren a través del tiempo.

Desde lo individual, podemos seguir reflexionando y para eso les dejo al final  las citas para buscar todo el material al que me he referido.

Debemos desde “nuestra ignorancia” promover el normal desarrollo del sistema de integración adaptativa de nuestro ser y su expresión en todas las dimensiones de la persona.

[i]http://www.umassmed.edu/cfm/

[ii]https://www.ornish.com/

[iii]The Diabetes PreventionProgram (DPP) ResearchGroup. The Diabetes PreventionProgram (DPP): Description of lifestyleintervention. Diabetes care. 2002;25(12):2165-2171.

[iv]http://www.diabetesprevention.pitt.edu/

[v] ¡Qué emoción! ¿Qué emoción?. Georges Didi-Huberman. Ed. Capín 2016

[i]http://doctorsito.site44.com/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s