Día nacional de la conciencia ambiental

ambienteEn este número informamos parte del informe de la UCA acerca de las condiciones sociales de nuestros niños y adolescentes. Allí se establece que el 42% de ellos habitan en viviendas con problemas de saneamiento. La cuestión ambiental está presente, todos los días, en la vida cotidiana de la humanidad. Justamente, tener conciencia de ello, es parte de la situación.

El Día Nacional de la Conciencia Ambiental (Ley 24.604) se reconoce el 27 de septiembre desde 1995 en memoria de las personas fallecidas en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, a consecuencia del escape de gas cianhídrico (27-9-1993). Por ello se establece que la fecha debe ser recordada en establecimientos educativos, como también los derechos y deberes constitucionales que se concentran en el Artículo 41º.

Las cuestiones ambientales comenzaron a tener vigencia en el espacio público a principio de los años setentas, principalmente a partir de la denominada Cumbre de Estocolmo en 1972, donde por primera vez los temas ambientales ocuparon la agenda de debate internacional. Más tarde, los movimientos ambientalistas movilizaron los primeros la opinión pública. Ya en la década de 1980, los partidos verdes, con epicentro en Europa, definieron la necesidad de incluir el tema en la política. La adhesión que tuvieron, obligó al resto de los partidos a incluir la cuestión ambiental en sus plataformas. Lo mismo ocurrió en Argentina, e incluso se incluyó en la reforma constitucional, en la Nación y Provincia. La legislación es profusa, la aplicación sigue siendo materia pendiente, y los discursos muy abundantes.

Ambiente y tercer mundo suelen no llevarse bien. Argentina es un país en desarrollo, como tal, el consenso acerca del cuidado medioambiental suelen relegarse en pos de una lógica económica. Los gobiernos suelen ser flexibles, con controles nulos o insuficientes, con infraestructuras poco prácticas y escasas. Casos como el derrame de agua cianurada en Jachal, son una mera muestra. El mismo caso de Avellaneda, no halló culpables.

Los diagnósticos están todos hechos, los ambientalistas los han realizado, las universidades, los investigadores. Queda continuar la formación de una ciudadanía ambiental, en el que la generación de una conciencia ambiental, realmente forme parte de las actividades educativas y de los esfuerzos de funcionarios que pretenden realizar su trabajo.

Cuando se intenta definir conciencia ambiental se hace referencia al conocimiento del ambiente, los problemas ambientales actuales y qué puede realizarse desde el accionar individual (hacia uno colectivo). Se intenta tener conciencia de la conveniencia de actuar con respeto y compromiso hacia el lugar en el que vivimos, la Tierra, considerando que el daño que causemos se lo causamos a nuestros semejantes, a las generaciones futuras y a nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s