“Recuperar el corazón”

Programa del Dr. DeanOrnish
El primer programa comprobado científicamente en “revertir” la enfermedad cardíaca al hacer cambios integrales en el estilo de vida.

1sito3

Dr. Fernando Sito
Médico cardiólogo – MP 443927 – MN 79860
Psicoterapeuta E.M.D.R.
fsito@intramed.net

Hace no muchos años atrás, pensar en que la enfermedad obstructiva coronaria pudiera revertirse era prácticamente impensable. Las evidencias apuntaban a pensar en términos casi “de plomería”; se tapa una arteria = hay que puentear la obstrucción con cirugía de bypass o, colocar un stent intracoronario (una especie de malla de alambre que expandimos con un globito dentro de la arteria coronaria y dilata “empujando” el material que tiende a obstruir el paso de la sangre).
En el año 1990 el Dr. Dean Ornish publica su libro “Programa para revertir la enfermedad cardiaca”, en cuya introducción nos cuenta que “Deseaba titular este libro Opening Your Heart [Abriendo su corazón], pues describe las dimensiones físicas, emotivas y espirituales que provienen del acto de abrir el corazón.
Presenta en él quizás el primer programa probado científicamente para “revertir” las enfermedades del corazón mediante la optimización de cuatro áreas importantes de su vida:

– Lo que comes
– Cómo afrontas tu estrés
– Cuánto amor y soporte tienes
– Cuánto te mueves

Esta manera de ver el proceso de enfermedad dentro del contexto de vida de la persona, permite justamente encontrar la sanación desde la persona misma.

Los participantes experimentan el programa dentro de un pequeño grupo consistente en personas con el objetivo en común de revertir su enfermedad cardíaca y mejorar su bienestar.
Cada sesión tiene una duración de 4 horas, en 18 sesiones, dando un total de 72 horas. Dicho de otro modo, 72 hs, 3 días para cambiar tu vida. ¿Suena bien no?
Más de 30 años de investigación clínica avalan este programa que, curiosamente en los primeros años fue muy resistido por algunas áreas de la comunidad científica, pues tal vez hablar de “emociones y espiritualidad” no se daba muy bien con “la ciencia”.

1sito2

Pero gracias a tan ardua y seria labor de muchos investigadores nos permite hoy integrar hoy estas dimensiones en formulaciones prácticas con muy buenos resultados.
Programas como este constituyen el complemento primordial para dar un nuevo horizonte a aquellos que sufren de enfermedad coronaria, ya que no solo podemos ofrecer trabajar sobre la obstrucción en sí, sino directamente sobre sus causales y, revertirla. Y, por qué no pensar en ampliar esta mirada para ofrecer una verdadera prevención.

Las dimensiones que se abordan son:
· Nutrición: Disfrutar de deliciosas y nutritivas comidas y descubrir maneras amigables para prepararlos en casa.
· Actividad física: Experimentar la vitalidad que proviene de la actividad moderada diaria.
· Manejo del estrés: Aprender una serie de técnicas para relajarse, liberar el estrés y reaccionar de una manera más saludable .
· Amor y soporte: Dar y recibir apoyo emocional para ayudar a desbloquear el poder curativo de la comunidad.

Los beneficios
· Sensación de mayor energía.
· Mejorar su calidad de vida.
· Disminuir sus probabilidades de necesitar intervenciones.
· Reducir el riesgo de un evento relacionado con el corazón.
· Aprender a anticipar y manejar el estrés de manera más eficaz.
· Reducir muchas veces las dosis de medicamentos.

Vamos a referirnos a la dimensión de amor y apoyo: Dar y recibir amor y apoyo te hace más saludable y feliz.
No hay ningún otro factor en la medicina que tenga un mayor impacto en nuestra calidad de vida, la incidencia de enfermedad y muerte prematura por todas las causas que la soledad y el aislamiento.
El amor y la intimidad -nuestra capacidad de conectar con nosotros mismos y los demás- está en la raíz de lo que nos enferma y lo que nos hace bien, lo que causa tristeza y lo que trae la felicidad , lo que nos hace sufrir y lo que conduce a la curación. Si una nueva droga tuviera el mismo impacto, prácticamente todos los médicos en el país lo indicarían a sus pacientes. Sería negligencia no prescribirla; sin embargo, los médicos no aprenden mucho sobre el poder curativo del amor, la intimidad, y la transformación en nuestra formación médica.
Asistimos a una verdadera epidemia no sólo de las enfermedades del corazón físico, sino también del corazón emocional y espiritual. La profunda sensación de soledad, el aislamiento, la alienación y la depresión son cada vez más frecuentes en nuestra cultura.

1sitoSomos seres sociales, criaturas de la comunidad. Los individuos, las sociedades y las culturas que aprendieron a cuidar el uno del otro, que se amaron y nutrieron relaciones entre sí durante los últimos cientos de miles de años tuvieron mayores probabilidades de sobrevivir que aquellos que no lo hicieron. Si continuamos haciendo caso omiso de estas ideas, ponemos en riesgo nuestra supervivencia.La conciencia es el primer paso en la curación, tanto a nivel individual como social. Parte del valor de la ciencia consiste en aumentar el nivel de conciencia de lo mucho que estas decisiones importan, lo que hacemos cada día. No es sólo un poco, es mucho, y no sólo en cuanto a la calidad de vida, sino también la cantidad de vida –es vital para nuestra supervivencia. Cuando entendemos la importancia de estas cuestiones, solo entonces podemos hacer algo al respecto. Éstas incluyen:

· pasar más tiempo con nuestros amigos y familiares

· habilidades de comunicación

· grupo de apoyo

· la confesión, el perdón y la redención (no sólo en sentido religioso)

· la compasión, el altruismo, y el servicio

· psicoterapia

· contacto emocional

· compromiso

· meditación

Continuamos presentando este tipo de enfoque clínico desarrollado en programas estructurados con abordaje grupal.Ya nos hemos referido en otra oportunidad al Programa de 8 semanas para la reducción del estrés basado en Mindfulness del Dr. Jon Kabatt Zin del a Universidad de Massachusetts.

La educación de los pacientes y las terapias grupales son el recurso más poderoso para lograr el cambio esperado.No es la acción solitaria de un consejo paternalista dado en la soledad de algún consultorio, ni la intervención técnica más moderna y cara que podamos ofrecer en alguna institución de alta complejidad la que va a lograr sostener estos cambios propuestos.Sino que, permitiendo activar el poder sanador desde el interior de cada individuo, apoyándose en el valor del grupo, se podrá poner en acción los factores protectores de la persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s