¿Qué es amor?

géneroPor Lara López Curtio

¿Qué es amor? ¿Qué no es amor? ¿Cuándo un vínculo es sano? ¿Cómo lo sabemos? ¿Quién o qué lo decide? Los sentimientos y las emociones siempre han sido terreno del arte, y entre tantas, la música. ¿Qué es música? Podría debatirse un largo rato, pero lo que se escucha de manera diversa y sin discriminar determina, sin dudas, nuestras formas de ver el mundo, la vida, las personas y el amor. Así se va construyendo nuestro sentido común, a través de lo que suena, lo que elegimos, lo que no podemos evitar. Cantamos, bailamos, tarareamos, repetimos ¿cuestionamos?

Si te agarro con otro te mato, te doy una paliza y después me escapoCacho Castaña ha sido testigo de muchas noches de baile y diversión pero ¿qué está diciendo? Más literal imposible, los artistas también pueden hacer apología a la violencia, al parecer. Otra popular que lidera la lista de canciones sexistas, es la que ha sonado interpretada por distintas voces de la cumbia, “Yo soy tu maestro, quien supo enseñarte. Fui el segundo en tu vida pero el primero en amarte” donde el hombre le canta a la mujer sobre la iniciación sexual como símbolo de valor femenino, la mujer como cosa y el mito de que aquella que disfruta de la libertad sexual (lo que hace el hombre promedio) es puta. La cumbia, espacio de expresión de sectores oprimidos, le da de  su misma medicina al género femenino, de la mano del líder de la cumbia villera, Pablo Lescano con su banda “Damas Gratis” y su hit “Laura se te ve la tanga” que a todo ritmo dice: “tu bailas de minifalda, que risa que te da, porque se te ve la tanga y no puedes esperar que te lleven de la mano que te inviten a un hotel no lo haces por dinero solo lo haces por placer”, así el rol de la mujer, aún en el amor, es esperar a la iniciativa del hombre, y el elemento “tanga” aparece como provocación y habilitación a los hombres a decidir por ella.

Más cerca de estos últimos tiempos, el reggaetón se ha vuelto el protagonista de las noches en los fines de semana del país y Latinoamérica. Seguramente el inicio de “Travesuras”  de Nicky Jam, le suene familiar a algunos/as jóvenes y no tanto. “Hola bebé, ya que contigo no sirve la labia y te crees muy sabia, pero vas a caer, te lo digo mujer” anticipa lo que será una seguidilla de amenazas disfrazadas de ¿amor? Con respecto al cortejo y la conquista de la mujer por parte del hombre, ya que la mujer parece ser un objetivo más a alcanzar, como el auto, la casa, o una copa de fútbol.  “Con él te duele el corazón y conmigo te duelen los pies” dice Enrique Iglesias este año en nuestro país y sostiene que el amor, de cualquier manera duele, y luego continúa con la intervención de Wisincon él lloras casi un río, tal vez te da dinero y tiene poderío, pero no te llena tu corazón sigue vacío” demostrando la necesidad inevitable de estar con alguien más, y en lo posible con un hombre que demuestre su masculinidad.

Y una de mis preferidas para referirme a este tema de la música y la cultura de la violación es “Dime que no” de Arjona, tan repetida (no pensada) por miles y miles de personas. El romántico cantante anuncia: “si me dices que no puede que te equivoques” desautorizando el poder de decisión de una mujer, y continúa, “yo me daré a la tarea de que me digas que sí”, como una cuestión de lucha. “Si me dices que sí dejare de soñar y me volveré un idiota, mejor dime que no y dame ese si como un cuenta gotas. Dime que no, pensando en un sí y déjame lo otro a mí. Que si se me pone fácil, el amor se hace frágil y uno para de soñar”, con fácil este hombre quizás se refiere al costo de que una mujer pueda decidir libre y soberanamente qué hacer con su cuerpo y su vida.

Los ejemplos sobran, sólo basta con afinar un poquito los oídos y despertar la crítica. Nuestra concepción sobre el amor, como otras cuestiones, se construye día a día y no se da de manera inocente sino que existen muchísimas intenciones detrás de cada puesta en escena. Es importante destacar que los vínculos sanos son posibles, que el amor no duele, los celos no son muestra de cariño y que quien pega no quiere. Evitar la violencia de género es posible a través de la transformación cultural con pequeñas acciones como cuestionar lo que nos quieren hacer escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s