Entre la ansiedad y los ataques de pánico

tumblr_mrpqdvbEIa1sd6mgyo1_500BBC difundió un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, en el que afirman que la ansiedad es una afección más común de lo que se piensa, razón por la que debería prestarse más atención.

Según los investigadores, los principales afectados son los menores de 35 años, las mujeres y quienes padecen otros problemas de salud. Traducido en cifras, cuatro de cada 100 personas sufre de ansiedad. Sin embargo -dicen- los profesionales no le dan la prioridad que le otorgan a otras afecciones mentales.

Del estudio emana que una de las razones por las que no se la toma tan en serio es porque con frecuencia se confunde con ataques de pánico.

Entonces suponen la necesidad de profundizar en la gente la diferenciación entre una y otra.

La definición que deciden validar es la emanada de MedlinePlus.

Así, entienden que la ansiedad puede considerarse de utilidad para elevar el estado de alerta y cuidado -como antes de rendir un examen o caminar de noche por una calle-, situación que se elimina una vez terminada la situación que lo provocó.

Pero también existen personas que tienen trastornos de ansiedad, que se produce cuando esta no desaparece, sino que también empeora con el tiempo. En esos casos puede ir acompañada con trastornos del sueño, como pesadillas, dolores en el pecho, trastornando la misma posibilidad de salir de sus casas.

 

Para los ataques de pánico buscan otras explicaciones, aunque definen que no siempre se facilita la distinción entre los síntomas de cada uno. Aquí ocurren cuando el sistema nervioso se siente bajo amenaza o en peligro, en aquellas situaciones en las que parece que gana tu colapso, donde se manifiesta con falta de aliento, con la aceleración de las palpitaciones, algo que puede durar de minutos a horas.

En cambio la ansiedad persiste, no se trata de una situación momentánea. Para poder identificarla, establecieron preguntas orientativas:

  • ¿Te sientes ansioso o preocupado la mayor parte del tiempo, al borde del colapso?
  • ¿Te generan ansiedad situaciones que otros sobrellevan con facilidad?
  • ¿Has empezado a evitar las situaciones que te generan ansiedad?
  • ¿Te sientes débil, mareado y te cuesta concentrarte constantemente?
  • ¿Te irritas con facilidad?
  • ¿Empiezas a tener tics, temblores y las manos no te dejan de sudar?
  • ¿No puedes dejar de llorar y te inunda una sensación de desesperanza?
  • ¿Está esto afectando a tu día a día?

Si las respuestas son afirmativas, lo más probable es que sufras de ansiedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s