Cuidarse del frío como del monóxido

Cuando aún debemos continuar con la prevención y promoción del descacharrado para mantener a raya el dengue y el zica, ya hay que considerar las campañas para prevenir accidentes con el monóxido de carbono.

Como cada vez que empieza el frío, como si se tratara de una sorpresa que nos agarra desprevenido, la improvisación gana al momento de calefaccionar las viviendas y los accidentes ocurren.

monóxido

Recordemos que el monóxido de carbono (CO) es un gas venenoso, que no tiene color ni olor, que se genera por la mala combustión de gas natural, leña, carbón y/u otros combustibles líquidos que suelen usarse para encender braseros, calefactores o estufas.

Las características mencionadas se agravan cuando se agrega que no es irritante, por lo que los afectados tardan en darse cuenta, e incluso, porque pueden confundirse con síntomas de algún malestar como un estado gripal. Cuando se produce la inhalación del gas, las células de la sangre no puedan tomar correctamente el oxígeno, produciendo síntomas muy diversos como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, desmayos, falta de fuerza, confusión, palpitaciones, convulsiones, daños cerebrales y hasta causar la muerte.

Ante la aparición de alguno de esos síntomas se debe ventilar la habitación rápidamente abriendo puertas y ventanas, salir del ambiente y concurrir al hospital más cercano.

Si hay que practicar primeros auxilios, lo primero es sacar a la persona del ambiente contaminado, llevándola hacia el aire puro. Llamar a emergencias, y si es necesario practicar RCP hasta que lleguen los especialistas.

 

Medidas preventivas

El CO produce más del 50% de las intoxicaciones en el mundo; además es la causa más común de muerte por intoxicación. La mayoría se produce por el desconocimiento y por la ausencia de medidas preventivas elementales.

Para evitar ese tipo de complicaciones que pueden llegar a la muerte, es necesario que se realice un control de las instalaciones de todos los artefactos por un gasista matriculado (calefones, termotanques, calderas y estufas). El mismo debiera verificar que las salidas al exterior no estén tapadas por hollín.

Siempre deben mantenerse los ambientes ventilados.

No deben calefaccionarse con el horno u hornallas, y siempre controlar que estén apagadas antes de ir a dormir.

Si se encienden estufas hogar o cualquier otra que requiera brasas, hay que revisar que el tiraje de las chimeneas estén limpias, y deben apagarse antes de dormir. Siempre se recuerda que es nada recomendable el uso de braseros sin tiraje.

Aunque también parezca obvio, no deben encenderse motores a combustión (autos, motosierras, grupos electrógenos) en cuartos cerrados.

Tampoco deben quemarse plásticos, gomas o metales que puedan generar gases que contaminan el aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s