Violencia obstétricia

2f2bae5756b65a436db1becaa9ae0dc4Por Lara López Curtio

Si bien la violencia obstétricia toma diferentes formas y no se da de una manera homogénea, dado que los casos de partos son únicos y particulares, sí existen algunos factores en común que violentan la situación de nacimiento de un hijo o una hija.

Las mujeres que logran visibilizar la situación de maltrato a que fueron sometidas incurren en descripciones parecidas: aislamiento de su familia, exigencias de no hablar, no quejarse, no moverse, no comer ni beber, sometimiento a tactos reiterados, cesárea obligatoria, rasurado involuntario, intervención de gran número de personal hospitalario, falta de afecto humano, indiferencia ante los pedidos, deseos y necesidades, utilización del cuerpo como objeto de estudio sin su consentimiento, provocación de miedo respecto a la salud del bebé como modo de “disciplinamiento” en la sala de parto, burlas, risas, separación del bebé y la madre al instante posterior del nacimiento.

La OMS dice que todas las mujeres tienen derecho a recibir el más alto nivel de cuidados en su salud, que incluye el derecho a una atención digna y respetuosa del embarazo, del parto, su puerperio, y el derecho a no sufrir violencia ni discriminación.

Se trata de un problema de salud pero también de derechos humanos. Se ponen en juego allí, y se violan a menudo, los derechos de la madre, del padre y fundamentalmente del niño o niña que llega al mundo en condiciones violentas, casi inhumanas. Este tipo de violencia también se puede categorizar como de género, desde la cual se considera inferior a la mujer y merecedora de todo tipo de maltratos. “No te quejes ahora si no te quejaste cuando te lo hicieron” parece ser una frase común en los casos de violencia obstétrica, y resulta un claro ejemplo de la desigualdad, desprecio y falta de respeto a que se someten las mujeres en casi todos los momentos de su vida y aún más en el nacimiento de su hijo/a. Estas situaciones se basan en prejuicios, creencias, estereotipos arraigados, por lo que su solución no depende únicamente de cambios en la medicina y legislación sobre la misma sino esencialmente de un cambio social y cultural.

La ley N° 26485 define la violencia obstétrica como: “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929.” (Art. 6 inc. e).

También es preciso señalar que la violencia obstétrica no es equivalente a la violencia institucional. Un parto en un hospital o una clínica no es en sí mismo violento, de la misma manera que un parto fuera de este contexto no garantiza un parto sin violencia. Si bien la mayoría de los relatos que se han dado a conocer por medios de comunicación masivos sobre violencia obstétrica mencionan especialmente el momento del parto, lo cierto es que la situación hostil se vive desde la atención previa al parto, el trabajo con las embarazadas y sus parejas, así como en el post parto o post aborto, ya sea espontáneo o inducido. La visibilización de estas situaciones colabora con la información y asesoramiento, por ende con la lucha por la erradicación de la violencia de género en todas sus dimensiones.

Desde la Consavig (Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género) se busca que las consideraciones que contemplan el parto respetado y humanizado sean incluidas en la curricula de la carrera de medicina así como en la licenciatura obstétrica.

 

Denuncias y asesoramiento

Las denuncias por maltrato durante el embarazo, parto y post parto o aborto pueden hacerse a la Defensoría del Pueblo, (0810 33 33 67 67), al INADI Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (0800 999 2345), ya la Consavo, subcomisión de la Consavig, disponible en la página de la titular de la Consavig –perlaprigoshin.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s