Ni tiempo para dormir

dormirLa sociedad actual carece de tiempo, y parte de esa recuperación se produce quitándole horas al sueño. Tal es el caso, que la evolución de las especies ha transformado al hombre en el primate que menos duerme.

Distintos científicos de Oxford, Harvard, Cambridge, Surrey y Manchester consideraron que actualmente nos hemos vuelto “sumamente arrogantes” al ignorar la importancia del sueño. Sentencia que la reducción de horas de sueño puede desarrollar graves problemas de salud, e incluso sugieren que los gobiernos tomen medidas para solucionar el problema.

La merma de horas de sueño no reconoce edades, desde los más jóvenes a los mayores, todos con la misma problemática. Eso puede provocar enfermedades como cáncer, diabetes tipo 2, problemas cardíacos, infecciones, obesidad y todas las cuestiones vinculadas a una disminución del descanso.

La alteración del reloj biológico corporal produce grandes cambios, pudiendo alterar el estado de alerta, ánimo, fuerza física, influyendo en problemas severos, de riesgo.

Desde los orígenes, basado en nuestra historia evolutiva, hemos sido activos en el día y se descansaba en la noche. Pero en la actualidad vivimos una sociedad de 24 horas, por lo que mucha gente vive a contra reloj.

En Oxford se ha concluido que la humanidad actual duerme dos horas menos por la noche que hace unos 60 años, contradiciendo 4.000 millones de años de evolución, ignorando el reloj por primera vez, contradiciendo la naturaleza.

La problemática no se reduce a turnos laborales irregulares. Ocurre también con jóvenes que oscilan entre el desvelo y las pastillas para dormir. A ello, se suman las tecnologías de comunicación/entretenimiento que mantienen a la humanidad despiertos hasta más tarde (quitando más horas de sueño).

Los científicos recuerdan que la luz es el sincronizador del reloj biológico del hombre. Actualmente las tecnologías proveen luces que, por razones de longitud de onda, reajustan el ritmo natural a horas más tarde: luces de bajo consumo, o las emanadas de teléfonos móviles y tabletas. Son las que se encuentran en el que denominan “el punto justo” para afectar el reloj biológico al postergar la melatonina -hormona del sueño-, haciendo que sea más difícil el levantarse por la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s