Día de la energía

Dia-Mundial-de-la-EnergiaEl 14 de febrero sobrevuela como una energía inagotable, el Día de los Enamorados. Pero también en Argentina, desde 1949 se conmemora el Día de la Energía como una fecha para tomar conciencia de la importancia de la misma en la vida misma.

En Argentina, en 2016, el día recae en un contexto de recomposición tarifaria que ha puesto en discusión de los usuarios el valor de la misma, y en algunos casos una obligada conciencia sobre la optimización de su uso. Si es así, bienvenida sea.

Desde un organismo para nacer, crecer y reproducirse, necesita de la energía. Cualquier movimiento animal o humano supondrá un gasto energético, tanto como la respiración de los seres vivos.

La energía atraviesa la vida social e individual. La misma obtención de luz y calor se vincula a la producción y consumo de energía. Por lo tanto, al considerar la misma, estamos ocupándonos de la misma supervivencia de la tierra y toda la vida que en ella se lleva a cabo.

La actividad humana, desde siempre y por siempre, ha estado relacionada a la forma de obtención energética para llevar adelante su vida. A partir del uso y conocimiento que fue adquiriendo para cubrir distintas necesidades básicas como luz, calor, movimiento, fuerza, hasta avanzar sobre la aplicación del confort, siempre la energía ha estado en el centro.

Naturalmente se fue observando que la energía se halla almacenada en distintas formas en el ámbito natural, lo que las distintas sociedades históricas encontró como almacenes energéticos naturales (agua, viento, bosques, etc.) que aparentaban una libre disposición.

Esas sociedades fueron descubriendo usos para ellas en las cuales se las transformaba en forma precisa para un momento determinado (luz y calor, o fuerza y electricidad, por ejemplo), hasta que las fue implementando en sistemas de producción y almacenamiento para poder utilizar cuando sean requeridas.

Esa naturalidad y disposición para con el hombre dio como resultado una modificación del entorno, como también un agotamiento de los recursos del medio ambiente, conllevando efectos secundarios importantes -cuando no graves- como la contaminación, erosión, desertificación, salinización, etc. Aquella relación unilateral y sin ponderar del hombre, ha llevado a la actual problemática medioambiental.

La búsqueda actual de nuevos equilibrios, la propensión a proyectar una racionalidad entre ambiente y capitalismo, la evaluación de riesgos, la posibilidad de remediar los mismos, hoy comprende también la visibilización de nuevas o recicladas formas de obtención energética consideradas alternativas, y en el mejor de los casos, renovables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s